Edición #16, Octubre 2005


Haciendo un mejor concreto

Making Better Concrete: Guidelines to Using Fly Ash for Higher Quality, Eco-Friendly Structures

El libro escrito por Bruce King se suma a la biblioteca de quienes quieran comprender el uso de “fly ash” en concreto.  Este entendimiento resulta importante para las personas que toman decisiones sobre cuáles productos se utilizan en las construcciones. Las puzolanas en concreto pueden tener un impacto tremendo en reducir los daños ambientales del cemento. La producción mundial de cemento Portland representa el 6-8% del CO2 generado por los seres humanos. Así, en una sola industria, existe la oportunidad de retardar la tendencia alarmante del calentamiento global.

Lea el resumen del libro en inglés

{mospagebreak}

Making better concrete: Guidelines to using fly ash for higher quality, eco-friendly structures
Kathryn Pozak

It was a pleasure indeed to read the new book, Making Better Concrete, by Bruce King. As a lay person who has been exposed to the theme of alternative concrete for about a decade, I finally have a clearer grasp of what the lofty scientists are talking about.

The starting point for this article will be the last chapter, which presents the big picture. It refers to the effects of fly ash as so many, and so positive, that senior figures in the world of concrete have recently stated that concrete without fly ash belongs in a museum.

Many reasons for using fly ash are global, environmental, or societal in nature. Attention is drawn to the production of Portland cement that puts about a ton of carbon dioxide (CO2, a primary greenhouse gas) in the atmosphere for every ton of cement produced – roughly half a ton from the fuel used to cook the raw limestone, and half a ton from the calcinations of the limestone. Worldwide, the production of Portland cement alone accounts for 6-8% of human-generated CO2 (depending on whom you ask). So here, in a single industry, lies the opportunity to slow the very alarming trend toward global warming.

On the more positive side he refers to one authority who states that for every ton of fly ash used (to replace Portland cement)

  • Enough energy is saved to provide electricity to an average American home for 24 days
  • The landfill space conserved equals 455 days of solid waste produced by the average American.
  • The reduction in CO2 emissions equals 2 months of emissions from an automobile.”

In Making Better Concrete, Guidelines to Using Fly Ash for Higher Quality, Eco-Friendly Structure, the author has presented a scientific overview in simple language. Peppered with drawings, provocative quotations, statistics and graphics, and explanatory appendices, the book also depicts examples of buildings throughout the world where fly ash has been used as a replacement for traditional Portland cement.  He clearly states that it is not an academic paper, rather a guidebook.

The chapters themselves attest to this, beginning with A Short History of Fly Ash and Pozzolans in Concrete, then providing definitions in Chapter 2, What is Fly Ash? What are Pozzolans? Once that is understood he passes on to How do Fly Ash and Pozzolans affect concrete? Here he focusesupon its effects on fresh concrete, on plastic concretes and on hardened concrete.

Chapter 4 on Design Considerations treats the importance of ensuring that “every stakeholder in the construction is educated and aware of the ramifications, potential problems, and benefits of its use.” This involves listening to concerns and suggestions. He confronts specifications by stressing a  “Call for the concrete performance you really need”. He draws attention to the importance of design, mix, place and test trial batches ahead of time by referring to the “carpenter´s axiom: measure twice, cut once).

Use of HFAC to counteract common problems such as “heat of hydration in mass concrete, increase resistance to corrosion and degradation caused by high-sulfate soils, reactive aggregates, salt air or water, or caustic chemical (e.g. dairy plants, wineries, and gas station,” opens the door to seeing some of its applications. The importance of expertise is underlined in “Check for availability of fly ash – and expert help”. It goes on to “Pay attention during construction” and “Check for exposure to deicing salts.”  It finishes with “Evaluate conditions: a rough guide to how easy or hard it may be to use HFAC in different applications.”

Chapter 5 on Construction Considerations begins with an “Ouch!” where Bruce reveals that “More than a few times in my career as an engineer, I have come to a job site the day after a concrete pour to find the contractor eagerly stripping formwork from walls because the sun can then shine on it and dry it out and make it cure faster.”  He uses the word “Ouch” both because the premature exposure to sun has an opposite and terrible effect, because an otherwise competent builder understand so little about a material he works with every day.  His final provocation: “In fact, if you don´t plan to control water content and cure the concrete well, throw this book away; it will do you no good.”

This is even more reason to ensure that this book reaches decision-makers and builders.


La Sociedad de 2000 Vatios: una visión se hace realidad

La Sociedad de 2000 Vatios: una visión se hace realidad Una visión del futuro llamada “Sociedad de 2000 vatios” será uno de los temas del primer día de EcoMateriales 2005, presentado por el arquitecto suizo Roland Stulz. Dos mil vatios es el promedio de demanda mundial de energía per cápita. La visión llama a reducir el consumo de energía en el hemisferio norte de un factor 3-6 y a los países del hemisferio sur a desarrollar sus economías incrementado la energía en un factor 3-6, pero de una manera sostenible.

Leer más: La Sociedad de 2000 Vatios: una visión se hace realidad

Santa Clara, 316 años de historia

Santa Clara, la ciudad anfitriona de la Conferencia de EcoMateriales, ofrece a sus visitantes un sinnúmero de sitios de interés histórico y cultural. Un sabor muy especial se siente caminando sus calles, montando en bici-taxi o comprando flores en el parque. Su fundación se remonta tres siglos atrás, pero su fama en la época moderna se debe a que es la ciudad del Che, la que conserva los colores de su batalla gloriosa y el aroma a pólvora húmeda que dejó su ausencia. En sus calles mil veces recorridas y aprendidas se entronca su mirada y germinan los días únicos y verdaderos que convierten las obras en eternas, tan inmensas como su estirpe.

Leer más: Santa Clara, 316 años de historia

Villa Clara: El atractivo entorno de EcoMateriales 2005

Aunque no goza de la fama de otros importantes polos turísticos cubanos, Villa Clara y su capital Santa Clara, ofrecen a sus visitantes un sinnúmero de sitios de interés histórico y cultural que la han convertido ya en un destino aclamado por los extranjeros que llegan al país en viajes de negocios, a participar en Conferencias o Congresos, o simplemente atraídos por sus bellezas naturales o buscando conocer más a Cuba y su pueblo.

Leer más: Villa Clara: El atractivo entorno de EcoMateriales 2005

Transporte en Santa Clara



Los santaclareños se movilizan a ritmo más lento que en otras ciudades. Caminan a pie o en bicicleta, que suelen dejar en pequeños parques o en casas individuales;  en tanto que recurren a bici-taxis o coches tirados por caballos cuando las distancias son más largas o llevan las manos llenas. Un tren especial lleva a los estudiantes hasta la Universidad. Por supuesto, existen taxis y automóviles privados, no obstante, las calles se ven llenas de personas en constante tránsito… un ambiente lleno de vida.


Mercado de flores

En el entorno de la Plaza Central de la ciudad de Santa Clara —el parque “Leoncio Vidal”—, el viajero queda gratamente impresionado por el abigarrado conjunto de estanquillos para la venta de flores de las más variadas especies, aromas y colores. Los vendedores aparecen muy temprano en la mañana y permanecen allí todo el día. Rosas, mariposas, margaritas japonesas y gladiolos contrastan entre sí por la belleza de sus colores y su aroma, la vez que satisfacen las necesidades de una población acostumbrada a comprar una flor o un ramo, bien para su propio disfrute o para hacer un delicado regalo.


Gala Culural

El Teatro “La Caridad”, Monumento Nacional, inaugurado el 8 de septiembre de 1885 marca el centro de la vida cultural de Santa Clara. En él tendrá lugar la Gala de Bienvenida a los participantes en “ECOMATERIALES 2005”, el próximo noviembre. El conjunto de bailes folklórico Abbó Aché recibirá a los invitados en el portal y los acompañará a entrar y disfrutar del variado espectáculo preparado con el mejor talento del territorio. También habrá sorpresas a la salida del Teatro, con bailes y música campesina; el reconocido grupo Los Fakires, laureado en Europa y América, hará mover los pies a los acordes de su cubanísima música, en un fin de fiesta para recordar.


Ganadores del Concurso EcoHábitat

De entre 43 trabajos de altísima calidad, el comité organizador ha tenido un arduo trabajo en elegir, en primer lugar a los 10 finalistas, y de entre estos, a los 2 ganadores. Los ganadores viajarán en Noviember a la conferencia EcoMateriales 2005 en Santa Clara, Cuba, con una beca completa que incluye pasajes y matrícula al evento.

Leer más: Ganadores del Concurso EcoHábitat

Monumento al Ché Guevara

Santa Clara es la ciudad liberada por el Ché y su columna durante la lucha revolucionaria. En el Complejo Escultórico Memorial Comandante Ernesto Ché Guevara, erigido a poca distancia del centro histórico de la ciudad, reposan para siempre los restos inmortales del Guerrillero de América. El monumento consta de la Plaza del Ché, una escultura, un mural y un museo. En un ambiente sencillo y solemne, pequeño pero grande, se encuentran los nichos del Ché y los integrantes de la guerrilla, también una llama eterna flamea como perenne tributo de recordación.

Leer más: Monumento al Ché Guevara

Un mar virtual de bóvedas y domos

Aldea nubiaVarios colegas de trabajo celebraron los 25 años de Grupo Sofonías con un viaje privado a Egipto, donde visitaron un pueblo nubio, cerca de Asuán. No solo captaron su atención las maravillas antiguas, sino también la historia viva revelada en la arquitectura nubia. La técnica de construir bóvedas y domos de adobe nació en esta región y ha sobrevivido durante siglos. Recorrieron el pueblo montados en un camello, y recibieron el fuerte impacto de su ritmo arquitectónico: un mar virtual de bóvedas y domos se ofreció ante sus ojos.

Leer más: Un mar virtual de bóvedas y domos

Está aquí: Inicio :: Ediciones anteriores :: Edición #16, Octubre 2005

Consultores

  • victor granja ecosurVíctor Granja
    Ingeniero civil, Mexico
    Español, inglés
    Implementación de proyectos, backstopping

Humor

Videos

Mezcla artesanal de arcilla en Chambo

pisa_ladrillo.jpg
Mezcla artesanal de arcilla en Chambo