EcoMateriales: Teja de MicroConcreto y Paneles de FerroCemento

El siguiente video habla de dos tecnologías de la Red EcoSur: la Teja de MicroConcreto, TMC, y los Paneles de FerroCemento, PFC. Filmado en Nicaragua y El Salvador, muestra su aplicación y producción y una sobrevista de la huella ecológica relativamente pequeña de estos materiales, así como su sostenibilidad ecológica, económica y social, ampliamente probada.

 

(English subtitles available at the CC icon)


Reconstruyendo Haití

no oil - sin petróleo

ferrocemento_hugo_wainshtok

Nicaragua: primera quema exitosa de ladrillos en un horno continuo vertical

sm_hvc Hace un par de décadas, fue creado en China un tipo de horno que trabajaba de forma continua. Mientras que los tradicionales (tipo Hoffmann) demandan una inversión alta, los chinos —instalados también en la India tiempo después— resultan relativamente sencillos. SofoNic trabaja desde el 2003 en la adaptación del horno vertical a las condiciones de América Latina. La diferencia principal consiste en que en aquellos países se quema con polvo de carbón piedra, mientras que en Nicaragua emplean la leña. 

Por Kurt Rhyner 

hvc_001 Un equipo de especialistas de EcoSur viajó al norte de Nicaragua para asistir al segundo intento de quema en un nuevo horno continuo vertical. Al llegar, encontramos a Franklin, joven ingeniero residente del proyecto, colocando los primeros batches de ladrillos. Cada batch consta de cuatro hiladas, aproximadamente 180 unidades. Luego lo sustituyó Marcos en esa tarea, y la terminó un obrero de la cooperativa. Como no había suficientes ladrillos del tamaño indicado, en parte hubo que usar unos más pequeños.

Prendimos el fuego a las dos de la tarde, con 10 batches, es decir, el horno casi lleno. Este “casi” nos traería problemas más adelante.

Dado que la leña se encontraba mojada y los ladrillos muy verdes (para no decir mojados), producto de la lluvia caída durante las últimas semanas, y también en la tarde, la quema comenzó con bastante vapor y humo, que durante los primeros treinta minutos salía por todos los agujeros posibles, incluso hasta por el área de carga. Luego mejoró la situación, con abundante vapor brotando por los ladrillos y también por la chimenea. Cerramos entonces las dos compuertas del área de combustión. Era evidente desde el primer momento, que en el fogón del norte las llamas buscaban hacia adentro, mientas que en el del sur emergían hacia afuera.

Después de muchas discusiones y observaciones, consideramos que se debía a un muro existente en el frente de este fogón, el cual debilitaba el acceso del aire por el cenicero. Esto mismo sucedió en la primera prueba de quema, aún cuando las condiciones del viento fueron diferentes. En este caso, no hubo viento regular, sino uno suave cambiando de rumbo. Esta situación de los dos fogones se mantuvo hasta el final.

hvc_002 A las seis de la tarde se marchó el equipo técnico, y dejó a la cooperativa encargada de mantener vivo el fuego hasta la una de la madrugada.  Consideramos que para este momento los ladrillos deberían haber botado su humedad y comenzado el proceso de cocción.

Regresamos a la una, y bajamos el primer batch, que por supuesto, estaba frío. Se cargaron estos ladrillos y se volvieron a colocar en el horno. Este trabajo resultó extremadamente duro, ya que se desarrolló dentro del perímetro del horno, con altas temperaturas y con algo de humo. Si hubiéramos tenido suficientes ladrillos, este proceso hubiera sido mucho más suave, pudiendo trabajar encima de la línea del horno, con menor calor y poca exposición al humo.
Posteriormente, bajamos el segundo batch, y también el tercero; procedimos igual que en el primero, en medio de condiciones adversas, que no fueron ocasionadas por el horno, sino derivadas de la falta de materia prima. Kurt Rhyner había decidido bajar la intensidad del fuego, pues temía que el exceso de calor derritiera los ladrillos, algo que sería fatal en este horno, y podría obstaculizar la descarga. 

En el cuarto batch, a las 4 de la madrugada, llegamos a los primeros ladrillos rojos, que estaban situados en un principio en la parte baja del área del fogón. Ya se podía apreciar que el quinto tenía una mayoría de ladrillos cocidos. Era evidente que del lado norteño la quema resultó mejor que en el sur, tal como se esperaba. Dejamos este batch para enfriar, mientras que se seguía con fuego más alto, pues vimos que el tiempo de quema o la intensidad del calor era todavía bajo.

 hvc_003

A las seis de la mañana se pudo descargar sin problemas el cuarto batch (ya enfriado), y se bajó el quinto. En este, ya todos los ladrillos del lado norte estaban rojos, del lado sur quedaban partes sin quemar. Rompimos tres ladrillos y descubrimos diferentes grados de terminación (dos todavía con el centro sin fundir), pero ya quedaba claro que el sistema ¡funcionaba!

hvc_005 Junto con el dirigente de la cooperativa, analizamos el camino a seguir y se decidió ampliar el acceso al fogón norteño para dejar más movimiento de aire, y a la vez, facilitar el trabajo al frente del fogón. También se consideró necesario añadir una escalera y se recomendó dejar más espacio entre los ladrillos para ayudar a la conducción del calor, así como poner puertas a los ceniceros a fin de controlar mejor el flujo de aire.

 Raúl se lamentaba en ese momento por no tener más ladrillos, pues una vez que el horno está prendido, funciona con poca leña. Aunque esto se hizo evidente, todavía no se cuenta con un cálculo real. Se decidió no hacer la próxima quema hasta completar unos 10 000 ladrillos listos, para quemar durante cuatro o cinco días, y sacar ya una experiencia y datos claros.

Quedó demostrado que el horno funciona. Lo que no se tiene todavía es el conocimiento práctico de su operación. Falta afinar y optimizar.

Está aquí: Inicio :: EcoSur e-Magazine :: Edición 23 - Diciembre 2006 :: Nicaragua: primera quema exitosa de ladrillos en un horno continuo vertical

Consultores

  • byron lopezByron López
    Administrador, Nicaragua
    Español, inglés, creole haitiano
    Presupuestos y manejo de proyectos, análisis financiero

     
  • Paul Moreno Arteaga
    paul moreno Químico, Ecuador
    Español, inglés, alemán
    Concepción de proyectos y administración.
    Oficial de comunicaciones y manager de www.EcoSur.org
    Representante del servicio al cliente de la Red EcoSur

Humor

Soporte

Customer Service

El centro de Atención al Cliente de la Red EcoSur tiene un nuevo número telefónico:

(++ 593.9) 92 585847

Videos

Video: Inodoro Seco, subtítulos en español

Inodoro seco
Inodoro seco, subtítulos en español